Consigue una reeducación psicofísica mediante un profundo proceso de atención dirigida a ti mismo/a mientras realizas movimientos biomecánicamente sanadores.

Practica la manera de moverte que te ayude a estar más presente, más en contacto con lo que disfrutas, descubriendo opciones y aprendiendo a organizar tu movimiento de una manera más saludable. 

Amplia la autoimagen y apóderate de partes de tu cuerpo olvidadas.

Reconstruye una relación con tu cuerpo y contigo mism@ moviéndote de manera suave, atenta, amorosa, placentera, sin esfuerzo y sin dolor. Sin pretender imitar ningún modelo, encontrando el propio a tu ritmo.

Mejora tu postura, recupera vitalidad, entereza, fluidez, claridad, presencia y empoderamiento.

Restaura la condición natural de bienestar de tu cuerpo, mente y sensaciones.